Exit
journalism, stairs
Journalism | Photo credit: Lord_of_the_Flies
Leer en inglés (read in English) »


Bajo el lema “la educación es la clave”, ROOSTERGNN publica una Serie Especial dedicada exclusivamente a uno de los temas más importantes hoy en día: Educación. Puede seguir la Serie completa aquí. 

RUSIA / CHINA. La gran depresión del periodismo requiere un “New Deal,” un nuevo negocio, y el lugar para comenzar es la innovación en la educación universitaria.

Desafortunadamente para las universidades donde reina el miedo, el cambio tiende a moverse a una velocidad glacial. Afortunadamente, a lo largo de la historia del periodismo, la innovación no es algo nuevo.

En América, las lecciones se remontan a 1690 cuando el editor Benjamin Harris imprime Publick Occurrences: Both Forreign and Domestick con una página trasera en blanco.

Piense en ese espacio en blanco como un blog del siglo XVII o una página de Facebook: se anima a los lectores a escribir sus propias noticias y pasársela a otros lectores.

Publick Occurrences, que informó de un escándalo sexual que involucraba al rey de Francia, duró solo una publicación antes de morir a manos de la censura del gobierno.

Lo que me lleva a Rusia y China: Mientras América explora un nuevo negocio para la enseñanza del periodismo, Rusia puede poner la “R” en FDR y China puede poner la “C” en la sopa de letras de programas de recuperación.

Eso es porque tanto si existe el periodismo en las democracias avanzadas, o si experimenta conflictos en las democracias emergentes o se enfrenta a los límites del régimen comunista, los profesores se enfrentanon retos similares en la enseñanza de jóvenes aspirantes a periodistas.

Estos elementos comunes se pueden ver en Rusia donde la primera escuela de Periodismo en la Universidad Lomonosov Moscow State se ha embarcado en un cambio revolucionario en el plan de estudios y China donde la Universidad de Shanghai continúa una alianza con una escuela de Periodismo de cien años de antigüedad en Estados Unidos.

La gran depresión del Periodismo sufre tres golpes de pérdidas: ingresos publicitarios, puestos de trabajo y credibilidad.

Por lo tanto, el nuevo negocio realiza una triple puñalada en la innovación al tratar de: 1) aumentar el capital financiero de manera creativa; 2) impulsar el capital social mediante la creación de nuevos puestos de trabajo haciendo el bien público; y 3) graduar una serie de Hans Brinkers que pueden meter cuatro dedos en el dique de la credibilidad.

Hace 30 años, cuando yo empecé mi carrera en un importante periódico metropolitano, el dinero no era el propósito para la redacción. Hoy el dinero lo es todo.

Los estudiantes de Periodismo están llamados a ser emprendedores. Esta es otra forma de decir que no esperes gastos por cuenta del abrigo de piel de 10.000$ que compraste para cubrir el cambio climático en el Polo Norte.

La primera tarea para el nuevo negocio es complementar los ingresos por publicidad, donde los dólares de la publicidad impresa se comparan con los 10 centavos de los anuncios online y los centavos del móvil.

Los estudiantes necesitan aprende cómo crear sus propios modelos sin ánimo de lucro para financiar costes y respirar el fresco aire holandés, inspirándose en una historia de éxito de crowdfunding.

Más que la falta de capital financiero une a Rusia, China y Estados Unidos. Se enfrentan a otro déficit: escasez de buenos ciudadanos.

La segunda tare para el nuevo negocio es aumentar el capital social, que devenga cuando los buenos ciudadanos se preocupan por las noticias y hagan algo al respecto mediante la participación en la comunidad para resolver problemas.

Las redacciones de noticias que tienen muros separando a los periodistas y representantes de ventas de publicidad deberían añadir una suite para community managers, empresarios, artistas y filántropos. Su trabajo será ayudar a la gente a resolver los problemas, crear nuevos negocios, fortalecer la comunidad y hacerla más rentable.

En el nuevo negocio, el cambio saltará de un taburete de tres patas: noticias, ingresos y activismo.

La tercera tarea será la más difícil de todas: restaurar la credibilidad, que continúa cayendo. Más allá de escándalos (detener a aquellos, por favor), podríamos ser capaces de recuperar algo de credibilidad diciendo a “las personas antes conocidas como la audiencia” de dónde venimos.

Podríamos organizar nuestro plan de estudios de periodismo, no por los medios de comunicación (impresos, de radiodifusión, online) sino por misión (activismo, élite tradicional, pública o cívica, y ciudadano 2.0).

Entonces, nuestra tarea convertir a los activistas para que persigan el cambio social y la justicia, entrenar a las élites tradicionales en la objetividad para perseguir la verdad en la toma de decisiones públicas, estimular a los que estudian servicios públicos o cívicos para hacer frente a resolución de problemas comunitarios y desatar los ciudadanos 2.0 para cambiar la agenda de noticias dando voz a los sin voz a través de la blogosfera.

Cuando se trata del nuevo negocio para la enseñanza del Periodismo, la única cosa que tenemos que temer es el miedo al cambio en sí.

— Traducción: ROOSTERGNN Staff.

Buck Ryan

Buck Ryan, director of the Citizen Kentucky Project of the Scripps Howard First Amendment Center at the University of Kentucky, USA, is creator of the Maestro Concept. He can be reached at buck.ryan@uky.edu.
Close
Close
Go top